domingo, 7 de junio de 2009

"El halcón del rey"

Cuenta la leyenda que el rey de una lejana comarca, un buen día, recibió en obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenase.


Al cabo de unos meses, el rey pidió informe al maestro cetrero acerca del entrenamiento de las valiosas aves. El maestro le informó que uno de los halcones respondía perfectamente al entrenamiento, pero el otro no se había movido de la rama donde lo dejó el día de su llegada.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacer volar al ave.Entonces decidió encargar la misión a los miembros de la corte, pero nada sucedió...


En un acto de desesperación, el rey decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una jugosa recompensa a la persona que hiciera volar al halcón.


A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente frente a las ventanas de su palacio. El rey le dijo a su corte:- Traedme al autor de este milagro.


Su corte rápidamente le presentó a un campesino. El rey le preguntó:
- ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago?
Intimidado, el campesino le dijo al rey:
- No fue magia ni ciencia mi Señor, sólo corté la rama y el halcón voló. Se dio cuenta de que tenía alas, y empezó a volar.
Las crónicas narran que desde entonces el halcón voló libre y sin restricción alguna y el rey simplemente disfrutaba de su vuelo.


¿Y nosotros a qué estamos aferrados que nos impide volar? ¿qué es eso de lo que no nos podemos soltar? Vivimos dentro de una zona de comodidad donde nos movemos y creemos que eso es lo único que existe. Dentro de esa zona está todo lo que sabemos y todo lo que creemos. Convivimos con nuestros valores, nuestros miedos y con nuestras limitaciones. En esa zona reina nuestra historia. Tenemos sueños, queremos resultados, buscamos oportunidades, pero no siempre estamos dispuestos a correr riesgos. No siempre estamos dispuestos a transitar caminos difíciles. Dejemos ya de aferrarnos a nuestra propia rama y corramos el riesgo de volar más alto.

¡¡Venga, vamos a volar!!

7 comentarios:

Adara dijo...

lunallena a mi también me pasaba eso,te he leido en el bolo y me ayudó lamjort a arreglarlo,ponte en contacto con ella o que alguien te de mi email y te digo lo que hice. un beso

ion-laos dijo...

Niña,tu blog en el mio no sale actualizado,haz caso de Adara,lo mismo va a ser eso,a ver si sale esta entrada,ah vale,adara ya le doy tu correo a traves de otro correo,un besito a las dos

elazne dijo...

Luna llena como la que habia anoche.
Cuanta sabiduría guarda tu cuento,es verdad que nos aferramos a una rama creyendo que es nuestra salvación por ignorancia ya que muchas veces, no nos molestamos en ver si hay otras cosas que nos hagan libres y felices por miedo y eso nos lleva a una infeliicidad o en el mejor de los casos a la felicidad incompleta por ignorancia y temos a lo desconocido,soy de las que cree que siempre hay que arriesgar.
Besos para ti y para tu papi

ion-laos dijo...

Somos animales de costumbres y muy cómodos, en alguna ocasión hasta cobardes y no vemos más allá de nuestras narices,la vida hay que pelearla,no queda más remedio,no nos podemos quedar anclados y dejarla pasar como si tal cosa.Hace ya mucho que me quité la rama,ahora vuelo, con algun porrazo que me enseña,pero vuelo.
Un besazo y animo corazon

Angelosa dijo...

Estoy de acuerdo con Ion, siempre seguimos unos roles que nos hemos creado y nos da miedo lo desconocido, pero si no lo exploramos no sabremos si nos ira mejor, es bueno abrir otras puertas habrá algunas que nos gusten, otras que no, pero eso es la vida, suelta la rama y vuela libre, aunque caigas volveras a levantarte. Lunita he leido que te vas con papi a tu tierruca unos dias, pasalo bien y desconecta un poco.

Un besote para ti y otro para el papi

ISIUS dijo...

Pués volemos juntas!...un abrazo.

Geja dijo...

Hola guapisima aqui estoy de nuevo y decirte que sigo aquí, que no os abandono lo único que tengo poco tiempo. Decirte tambien que si te gusta los halcones y nunca has visto ninguno de cerca mira por internet donde hay un mercado medieval cerca de tu ciudad y acércate porque suelen poner toda clase de rapaces y está divino. UN beso guapa, creo que en uno de mis post puse algo al respecto. UN besazo

Publicar un comentario